Juan D. Peron contra la sinarquia y su Tercera posición.

Introducción

Perón fue profesor durante los años 30, poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Entonces, esta descripción tuvo que haber sido hecha por el entre 1930 y 1938 aproximadamente: las internacionales sinárquicas que describió hace más de 70 años prácticamente siguen siendo las mismas.

Podemos decir entonces que Perón fue un adelantado de su época: se sabe también que a comienzos de los años 70 Perón ya hablaba del mundo “mundializado”, 20 años antes de comenzar el proceso de globalización.

Descripción de las internacionales

A continuación describiremos cada Internacional según el orden en que las nombrara el general Perón.

Masonería

La masonería fue fundada hacia fines del siglo XVII. Si bien su objetivo principal era, al igual que la antigua gnosis, la evolución espiritual y el aprendizaje del hombre pronto aparecieron dentro de su seno sociedades secretas como los Iluminati que convirtieron a la masonería en un verdadero aparato sinárquico. La mayor parte de las logias masónicas están integradas por judíos, tanto en la cúpula como en sus distintas jerarquías o grados.

La masonería estuvo detrás de la Revolución Francesa (abuela de la revolución comunista de 1917), las dos guerras mundiales, y posiblemente en años más recientes, de los atentados a las torres gemelas. La masonería ah llegado incluso a infiltrarse en el seno de la iglesia católica y viceversa.

Vaticano

Perón consideraba a la Iglesia Católica, más precisamente al Vaticano como una internacional sinárquica. Dentro de la Santa Sede separaba al pontificado por un lado y a la jerárquica gobernante por el otro.

Olvidando el legado de Jesucristo, la Santa Sede no solo amasó una imponente fortuna sino que se lanzó a formar parte de la sinarquía internacional: sus mensajes emplean la capciosidad y el entendimiento de “ciudadanos del mundo”, “hombre universal” o “gobierno universal”.

Dentro del catolicismo se destaca el Opus Dei, organización de tipo liberal y católica que se la considera como una colateral de las logias masónicas existentes. Esta secta trata de confundir a los movimientos nacionales de liberación, para desorganizarlos y obtener el dominio de los mismos, en una definitiva estrategia sinárquica.

Sionismo

La rama más extremista del la religión judía es en nuestros días (y también en el momento que Perón describió las sinárquicas) la internacional más poderosa de todas. Aunque fue fundada en 1879 por Theodor Herzl sus planes son anteriores. Ya desde las sombras se había formado este movimiento cuya sede central era Estados Unidos, donde el presidente Jacobo (James) Monroe manifiesta que América (los Estados Unidos), será la guía, la cabeza del mundo. En 1860 el judío francés Cremier, dijo: “Ante todo nosotros queremos quedarnos judíos y no reconocemos otra religión. La gloria judía debe cubrir toda la Tierra”.

En 1897 se reúne el primer Congreso Mundial Judíosionista y se establecen las bases de lo que sería –como dijimos anteriormente- la internacional más poderosa: se escriben Los Protocolos de los Sabios de Sión, tildado de falsificación antisemita varios años después. Sin embargo todo se cumplió tal cual los protocolos: la revolución comunista de 1917 y los siguientes gobiernos marxistas alrededor del mundo son prueba de ello. El mayor logro del sionismo fue la usurpación de Palestina, donde desde hace 60 años se practica el holocausto palestino.

Comunismo

Como nombramos anteriormente el comunismo es el arma del sionismo: desde la publicación del manifiesto comunista de Karl Marx en 1848, su poder fue incrementándose hasta mezclarse con el capitalismo liberal. Su huella dejó un saldo de cerca de 120 millones de muertos desde 1917 hasta la fecha. Si bien “desapareció” en 1991, el marxismo cultural nunca murió, sino que vive en las democracias occidentales. Hoy existen varios países marxistas-liberales (Suecia, Venezuela, Noruega) y meramente marxistas (Cuba, Laos, Corea del Norte).

Socialdemocracia

Perón fue un gran visionario al catalogar como una internacional sinárquica a la socialdemocracia: hasta esos años la socialdemocracia solo había servido como puente para llegar al comunismo (Lenin y Stalin habían transitado por la socialdemocracia antes de la revolución).

Después de la Segunda Guerra Mundial y en especial después de la caída de la URSS es cuando se fortalece: la mayoría de los países europeos y americanos pasaron por la socialdemocracia o el llamado “eurocomunismo” que es prácticamente lo mismo (en la Argentina tuvimos el ejemplo del rey de la inflación Raúl Alfonsín o incluso el actual gobierno de los Kirchner).

noderechanoizq

LA TERCERA POSICIÓN DOCTRINARIA  

                        “Para nosotros los justicialistas el mundo se divide hoy en capitalistas y comunistas en pugna: nosotros no somos ni lo uno, ni lo otro. Pretendemos ideológicamente estar fuera de ese conflicto de intereses mundiales. Ello no implica de manera alguna que seamos en el campo internacional, prescindentes del problema.

            Pensamos que tanto el capitalismo como el comunismo son sistemas ya superados por el tiempo. Consideramos al capitalismo como la explotación del hombre por el capital y al comunismo como la explotación del individuo por el Estado. Ambos “insectifican” a la persona mediante sistemas distintos. Creemos más; pensamos que los abusos del capitalismo son la causa y el comunismo el efecto. Sin capitalismo el comunismo no tendría razón de ser, creemos igualmente que, desaparecida la causa, se entraría en el comienzo de la desaparición del efecto. Sigue leyendo

Anuncios